Las mejores tablas para quesos del 2019 | Festt
Si visitar una tienda de quesos es algo que haces habitualmente, entonces contar con superficies prácticas y atractivas para presentar tus quesos artesanos, es casi una obligación. Elegir una tabla adecuada puede plantear una gran diferencia al convertir un aperitivo aburrido en un deleite para la vista que los invitados no olvidarán con facilidad. Esto no significa que puedes dejar a un lado tus quesos de autor, no, no, no…. además una buena tabla de quesos merece destacarse con todos los acompañamientos adecuados, como frutas, frutas desecadas, crackers y chutneys.

El queso importa

Una tabla de quesos bien seleccionada narra una historia propia, basada únicamente en los tipos de quesos que ofrece a sus invitados. Un buen anfitrión sabe que, a menos que esté organizando un evento específico, una buena tabla de quesos mostrará variedades cremosas, envejecidas, blandas y de tipo azul, para complacer a todo tipo de paladares.

Como ya sabemos que eres un conocedor del queso, vamos a pasar directamente a la tarea de seleccionar una tabla de presentación adecuada para ti. Estas opciones resistirán con clase y elegancia una buena selección de quesos de autor. ¡Comenzamos!.

Tablas de madera

La opción más común para servir queso. Fiable, fácil de limpiar y económica, pero lo que realmente le otorga la gran diferencia es el carácter de la madera y cómo enfatiza la historia del queso. Por ejemplo, servir un Mentiroso (un queso de oveja de la Quesería Jaramera de Madrid) en una tabla rústica de madera de olivo evocará una verdadera sensación de comida exótica, mientras que exhibir este famoso queso con infusión de menta en una tabla de cortar con utensilios de plástico puede resultar en el efecto contrario. La presentación importa tanto como las cualidades de dicho queso.

Al elegir una tabla de queso de madera, es importante elegir una clase que no absorba los sabores fácilmente. El queso es, por naturaleza, rico en grasas y aceites, que tienden a ponerse rancios una vez que la grasa se oxida. Si bien esto es parte del proceso natural de envejecimiento del queso, la mayor parte del aroma a queso “agradable” es causado por las bacterias y la levadura de la fermentación de la leche. Las grasas rancias crean el mismo olor que la leche agria, que es aguda y generalmente desagradable.

Las maderas a evitar y que tienden a captar sabores son el roble y la mayoría de las maderas blandas (abeto, cedro, pino, alerce, ciprés). El roble en particular es famoso por su poder de transmisión, sólo tenemos que pensar en los barriles de vino e inmediatamente nos daremos cuenta de que los productores de vino usan el roble porque absorbe e impregna sabores fácilmente debido a su naturaleza porosa.

Por lo tanto aconsejamos elegir una madera de especie no porosa ya que es generalmente mejor para evitar que tu madera acumule sabores no deseados. Algunas maderas duras en esta categoría incluyen la madera de olivo, abedul, cerezo americano, arce duro, acacia y teca.

Si tienes una de las maderas mencionadas anteriormente, te recomendamos usar aceite y cera inocuos para alimentos de forma regular para tratar y sellar la madera y así evitar la transmisión de sabores y olores.

Por último, un punto importante al elegir una tabla de quesos es asegurarse de que no tenga ningún acabado de laca o barniz. La mayoría de estos acabados no son aptos para el consumo, además suelen astillarse con facilidad.

Tablas de piedra y mármol

Las tablas de piedra, hechas de mármol, granito o piedra natural son excelentes platos de presentación de queso debido a su forma y función. Una tabla de mármol, en particular, ofrece una superficie fresca y moderna sobre la cual colocar el queso y no absorberá los olores tan fácilmente como la madera, aunque el mármol es también algo poroso y requiere de cuidados.

Las tablas de queso de mármol o piedra conservan la temperatura del queso mucho mejor. Son materiales densos que retienen una gran cantidad de masa térmica a pesar de su pequeño tamaño. A las claras, esto significa que pueden absorber el calor más rápido que otros materiales y lo mantendrán alejado de tus preciados quesos, ayudándoles a mantenerse frescos y no derretirse. Por esta razón, los pasteleros y los fabricantes de dulces prefieren el mármol en sus profesiones, ya que evita que la masa se pegue y se pueda preparar el chocolate más rápido y de manera más uniforme.

Por lo tanto, si estás planeando un evento al aire libre o si su tabla de quesos se va a servir en un día caluroso, el mármol, el granito o la piedra son las mejores opciones para ayudar a preservar el queso. Aún mejor, puedes colocar tu tabla de quesos sobre un baño de hielo y de esta forma habrás ganado la aprobación de los más queseros. Ten en cuenta que es correcto servir queso a temperatura ambiente, así que no termines congelándolo, ya que si un francés viera esto te vertería todo su vino y murmuraría algo sobre el rosbif. No digas que no te avisamos. Y cómo último consejo, es importante también asegurarse siempre de no mezclar superficies de piedra dura con cuchillos para no dañarlos.

Por su naturaleza porosa, el mármol arroja un problema y es que es dificil de limpiar ya que no existen muchos productos que sean adecuados para tratar su superficie y que sean a la vez aptos para el contacto con alimentos.

Pizarra

¡No nos íbamos a olvidar de ella!. La pizarra es un material relativamente nuevo en el mundo de la cocina, pero se ha vuelto rápidamente popular para su uso en presentaciones y … lo has adivinado, tablas de queso. ¿Por qué? Por un lado, la pizarra al ser una superficie no porosa, no absorbe sabores ni olores del entorno. En cuestión de manchas, si tenemos que elegir una superficie entre el mármol y la pizarra, el mármol es más propenso a las marcas (vino, salsa de tomate) cuando la pizarra tiende mucho menos a la decoloración.

Dicho esto, la pizarra ofrece una gran cantidad de variedades, así que no toda la pizarra es igual. La pizarra de color es porosa y tiene tendencia a descascararse y astillarse. Afortunadamente, esta variedad solo se encuentra en tiendas de azulejos y reformas para el hogar. La pizarra de la cocina (la que se usa para el servicio de alimentos) es casi siempre de pizarra negra, que no es porosa y por lo tanto menos propensa a la descamación.

La pizarra no porosa es fácil de mantener, ya que no absorbe grasas o bacterias de los alimentos en su superficie. Todo lo que se necesita es hacer un lavado y exfoliado adecuado, y bastarán unas pocas gotas de aceite mineral apto para consumo alimentario para resaltar y dar brillo a la pizarra.

Como beneficio adicional, la pizarra tiene un precio más que razonable, lo que hace que sea tentador acumular una colección de artículos de pizarra para cualquier reunión que surja. ¿Mencionamos que también se puede usar como un salvamanteles en caso de apuro?
Y por sacarle alguna pega, quizás, puedas encontrar algun arañazo de cuchillo pero suelen aparecer con discrección.

Tablas de vidrio

Por último, pero no menos importante, tenemos las tablas de queso de vidrio. El vidrio es un material casi perfecto para el queso, ya que no es poroso, apto para lavavajillas, no requiere mantenimiento y puede ser una pieza de presentación de gran limpieza. Sin embargo, el vidrio no tiene la masa térmica del mármol, por lo que no mantendrá el queso fresco en un día caluroso.

Además, otro beneficio que el vidrio tiene sobre todas las otras tablas de queso es que el vidrio es casi impermeable a los cortes y arañazos de los cuchillos de cocina y queso típicos. Esto significa que tu tabla de vidrio probablemente permanecerá en las mismas condiciones óptimas por muchos años.

Para evitar sonidos desagradables al cortar el queso sobre tu tabla de vidrio recomendamos sólo utilizar quesos blandos o semiblandos.

Aprende cómo limpiarlas

No importa qué tabla de queso elijas, ya sea de madera, mármol o pizarra, el único “secreto” verdadero es el cuidado y mantenimiento adecuados.
Después de usar, tus tablas de queso deben lavarse con agua caliente y jabón neutro y luego secarse inmediatamente. Las tablas de madera deben tratarse con aceite y cera y las tablas de mármol deben sellarse cada mes. Si tu tabla de queso empieza a oler mal, significa que las bacterias comienzan a arraigar, así que ha llegado el momento de desinfectar tu tabla antes del próximo uso.

Si quieres eliminar gérmenes y bacterias aquí tienes un remedio infalible:

Exfoliante de limón para madera y marmol no pulido:

1 cucharada de sal
½ limón

Corta un limón por la mitad. Aplica sal en el área afectada. Usando el lado interno del limón, frota la sal en la madera en círculos. Enjuaga con agua tibia y una vez que hayas terminado y seca inmediatamente.

Limpiador para marmol pulido:

Para el mármol pulido, no uses la fórmula anterior (así como cualquier solución comercial que use compuestos ácidos como el vinagre o el zumo de limón), ya que creará manchas en la superficie y le quitará el esmalte. En su lugar, usa peróxido de hidrógeno, mucho más seguro para una superficie pulida. Si se trata de mármol negro, no uses peróxido de hidrógeno ya que puede decolorar el mármol oscuro. Lo sabemos, el mármol requiere de muchísimo mantenimiento.

Ya sea piedra, vidrio o madera, una tabla de quesos de buena calidad tiende a convertirse en una reliquia de la cocina y será tu aliado especial para exhibir los mejores productos artesanos del mercado para que tus invitados (afortunados ellos) los disfruten.